Cuánto debe durar el descanso perfecto para comer en el trabajo

Para un momento a pensar. ¿Cuánto tiempo de descanso para comer disfrutas en el trabajo? ¿Lo cumples? ¿Lo dedicas en su totalidad a comer? ¿Comes bien? ¿Te quedas en la mesa de la oficina? Como tú, nosotros también sabemos que es un momento del día difícil de respetar, ya que es prácticamente imposible sacudirse las tensiones y presiones como si nada y luego volver al asiento. Según un estudio realizado en Reino Unido, el 82% de los británicos dedica menos de una hora al almuerzo (la duración media es de 31 minutos), y el 12% afirma que ni siquiera se la toma.

¿Qué dice esto de nosotros? Que este tiempo que nos corresponde por derecho no es ni mucho menos de calidad, que en ocasiones ni siquiera lo aprovechamos para comer, y que muchas de las actividades que realizamos en esos minutos repercuten en nuestra relajación. La misma encuesta, realizada por la plataforma Glassdoor y recogida en ‘Quartz, da respuesta a lo que los británicos hacen en la hora del almuerzo. Por este orden, salir de la oficina y huir de los compañeros (36,1%), consultar internet (28,4%), comer con colegas y amigos (26,9%) y consultar redes sociales (19,7%), entre otras. Surge así la pregunta estrella. ¿Cómo es el descanso perfecto para comer?

La duración perfecta

En medio de la polémica, expertos y medios de Reino Unido se plantean cuál es la duración óptima del descanso óptimo para comer, y algunos se guían por el de los escolares. Según recoge ‘The Guardian’, debe durar 75 minutos, para que dé a los empleados tiempo para comer bien y relajarse durante un rato. No obstante, también puede ser de menos. Algunos estudios apoyan la teoría de que un intervalo de entre 20 y 40 minutos es beneficioso para desconectar de tareas y pantallas.

Aun así, hay muchos trabajadores que, en pleno debate sobre la conciliación, prefieren flexibilidad. Como detalla Glassdoor, los británicos cambiarían el descanso para comer por una jornada más reducida (38,7%), mayor libertad de horarios (49,9%) o más sueldo (24,4%). Como indican en ‘Quartz’, esto tiene dos implicaciones: una mala, que los trabajadores están demasiado ocupados para comer, y una buena, que algunos quieren utilizar este derecho para gestionar su propio tiempo.

Qué hacer durante el descanso

Ahora que sabemos cuánto tiempo debe durar el descanso perfecto, ¿a qué actividades lo debemos dedicar para poder relajarnos, desconectar y a la vez ser eficientes? Te dejamos algunas ideas.

1. Tómatelo (de verdad)

Este es innegociable. Tienes una hora de descanso (con suerte, los 75 minutos que piden los británicos), así que tómatela, porque no la vas a recuperar.Aunque creas que serás más productivo si te quedas en la oficina, estás equivocado: estos minutos para ti te ayudarán a liberarte de la presión y así te concentrarás mejor en las últimas horas de la jornada.

2. Come (de verdad)

Nada de cogerte una ensalada para comértela delante del ordenador. No solo tienes que comer bien, según tu propia dieta y los consejos de alimentación más sanos, sino que tienes que hacerlo con el menor estrés posible. Es lo que los expertos denominan mindful eating: prueba a comer solo, sin distraccionescentrándote en el sabor, en las sensaciones de tu cuerpo.

3. Evita reuniones y pantallas

Intenta por todos los medios que ningún compromiso te deje sin tu hora de descanso para comer. Eso requiere cierta planificación: deja las reuniones para la mañana o la tarde, pero no para los minutos del almuerzo, y si no lo puedes evitar, programa ese rato para ti en otro momento. Tampoco lo malgastes buscando en internet o revisando tu timeline de Twitter.

4. Sal de la oficina

Asegúrate de disfrutar el descanso para el almuerzo lejos de tu mesa de trabajo. No lo decimos solo por la importancia de cambiar de escenario (no quieres estar ocho horas seguidas en el mismo lugar), sino porque caminar al bar de enfrente de la oficina te ayudará a estirar las piernas y hacer el mínimo de ejercicio necesario durante la jornada de trabajo.

5. Dedícate tiempo a ti mismo

Algunos expertos recomiendan aprovechar esta hora con labores personales que nos ayuden a desconectar de lo profesional. Si tienes que rellenar papelo o acercarte al banco, hazlo en los minutos que te sobren después de comer. Si quieres ir a comprar ropa o hacer algún recado de última hora para el hogar, ahora puedes.

6. Pásalo con compañeros o amigos

También es aconsejable que pases estos minutos con tus compañeros. Es una buena idea para reforzar lazos profesionales y para conocer a gente de tu empresa con la que todavía no habías coincidido, y para desconectar con conversaciones diferentes. Si algún amigo tuyo trabaja cerca de ti, aprovechad para almorzar juntos.

7. Haz deporte o ve al gimnasio

Puede que sea lo último que te apetezca a la hora de comer, o puede que seas un apasionado del fitness y encuentres en este momento la afición perfecta. Hacer deporte, aunque sea durante 30 minutos, te permitirá sacudirte las presiones de la oficina y reincorporarte a tu puesto con mucha más energía.

8. Échate una siesta (o medita)

Echarse la siesta, lo que en los países anglosajones se conoce como power nap, está cada vez más de moda en metrópolis como Nueva York, donde hay cadenas de cafés con cabinas para poder dormir. Lo recomendable es, eso sí, no hacerlo durante más de 20 o 30 minutos. También está la alternativa relajante de la meditación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.