La importancia del descanso

Al descansar el cuerpo se relaja y permite que se regenere la energía gastada durante la actividad diurna, por lo que el descanso se vuelve una necesidad que tiene el ser humano. Para lograr que sea efectivo lo primero que hay que saber es cómo conciliar el sueño que no es más que un estado fisiológico caracterizado por la suspensión periódica de los procesos que se desarrollan en la corteza cerebral, normal en el ritmo biológico del cuerpo. Es un estado de conducta identificado por una postura de inmovilidad característica y una disminución de la sensibilidad, fácilmente reversible a los estímulos externos.

Durante el sueño, el cerebro y el sistema nervioso se encuentran sometidos a una oscilación continua, lo que permite la adquisición de nuevos conocimientos, tanto como la memorización de los ya adquiridos. A nivel motriz, hay una disminución considerable del tono muscular debido a la relajación.

Descanso vs. estrés

El ritmo de estrés que padece la mayoría de las personas hace que cada vez sea más difícil lograr un sueño placentero. Muchas personas se pasan horas dando vueltas en la cama, tratando de resolver sus problemas laborales y personales, mientras dejan de lado la importancia de un adecuado descanso. Uno de los puntos clave es la cantidad de horas que se dedican para dormir, la que debe ser determinada por la edad y la actividad diaria.

Hay personas que con algunas pocas horas de sueño les es suficiente para estar al otro día bien despiertos y activos para comenzar su jornada. Hay otras que necesitan más horas de sueño, y eso no es malo, pero se ha establecido una media de ocho horas diarias, dos de las cuales se recomiendan sean antes de la medianoche.

Dentro de la lista de problemas que afectan el sueño, el insomnio ocupa el primer lugar. Este trastorno ha ido aumentando su porcentaje con los años, y cada vez son más las personas que lo padecen debido al ritmo de vida actual.

Trastornos del sueño

En primer lugar: insomnio, síndrome narcoléptico, hipersomnias, pesadillas.

En segundo lugar: enfermedades psiquiátricas, alcoholismo, trastornos nutricionales y metabólicos, enfermedades cerebrales.

Descanso vs. cansancio

El cansancio acumulado durante varios días por falta de sueño no soluciona el problema, ya que cada vez se torna más difícil dormir, y por consiguiente, la persona se levanta cada vez más extenuada, teniendo como resultado un agotamiento psicofísico intolerable. Es muy importante ser consciente de ello y buscar una solución para conciliar el sueño, en lo posible sin medicamentos, es decir, de forma natural.

Una persona que descansa lo necesario, de manera inconsciente y relajada, tiene positividad y eficiencia para comenzar el día. En cambio, quien da vueltas toda la noche, a la mañana siguiente padece de dolor de cabeza, se siente pesado, confuso y con poca coordinación. La clave está en no obsesionarse con la falta de sueño, es necesario relajarse, no pensar en ello y dejar que el organismo se encargue de ir organizándolo. El nerviosismo agrava aún más la situación.

¿Cómo conciliar el sueño?

-Es necesario hacer lo posible para que el acto de acostarse y levantarse suceda siempre a la misma hora.

-Dar un paseo, caminar para aliviar tensiones nerviosas, esto ayuda a olvidar los problemas y a estar más agotado, para lograr dormir.

-No es recomendable acostarse inmediatamente después de comer, hay que esperar al menos una hora.

-Para relajar el cuerpo se puede tomar infusiones de tilo, valeriana o manzanilla.

-Es recomendable un baño con agua caliente para relajar los músculos.

-Leer algo o escuchar música es una terapia que ayuda en los momentos de insomnio.

-Practicar alguna de las técnicas de relajación, como la respiración.

Dormir es una necesidad fisiológica natural que permite obtener un mejor rendimiento físico y mental.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.